Entre miedo y tristeza: indígenas así despidieron a dos de sus líderes asesinados

Una música andina rompe el silencio de la caravana que lleva los féretros de dos indígenas asesinados en Cauca. Pocos se atreven a hablar en este convulsao departamento del suroeste del país, azotado por el conflicto armado y el narcotráfico.

“Nos están matando por (…) no permitir la minería, no permitir el narcotráfico, no permitir la presencia de grupos armados criminales, no permitir el atropello del gobierno propio”, dijo el senador indígena Feliciano Valencia durante el sepelio.

Eugenio Tenorio, de 46 años, y Kevin Mestizo, de 23, fueron asesinados el sábado en un enfrentamiento con disidencias de la exguerrilla Farc que no se acogieron al histórico pacto de paz de 2016, según la Defensoría del Pueblo (ombudsman).

De acuerdo con testimonios en la zona, se trató de un ataque con disparos al bus en el que se transportaban en una vía del municipio de Caloto.

Miles de personas se reunieron en la vereda San Francisco, en el municipio de Toribío, para la despedida de los líderes. Banderas rojiverdes se ondeaban al paso de los cuerpos, en homenaje a la guardia indígena a la cuál pertenecían.

Guardia, guardia, fuerza, fuerza, por mi raza, por mi tierra“, cantaban a una sola voz.

asesinato_de_lideres_indigenas_3_0

Teatro de guerra del conflicto colombiano, el Cauca se lo disputan los grupos armados por su posición estratégica para la salida de cocaína a EE.UU. y la siembra de narcocultivos.

Sobre el tema, Feliciano Valencia aseguró que en escasas dos semanas han asesinado a seis indígenas en la región. “Hoy nos están pasando la cuenta de cobro. Se adelanta una estrategia de represión y de represalias“, lamentó.

asesinato_de_lideres_indigenas_7_0

Dos niños acompañan el féretro de Tenorio en la parte de atrás de una camioneta. Con una mano se aferran al ataúd vestido de luto. Con la otra sostienen un cartel que suplica “que las armas no nos silencien“.

Según la Organización Nacional Indígena de Colombia, 158 líderes indígenas han sido asesinados desde la firma del acuerdo de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos, de los cuales 94 murieron durante el mandato de Duque -que asumió hace un año.

Pero no sólo los indígenas son blanco amenazas. Colombia enfrenta una campaña de asesinatos selectivos de activistas de derechos humanos, que deja 462 muertos desde el 1 de enero de 2016, según la Defensoría del Pueblo.

Aunque el desarme de la guerrilla Farc disminuyó la intensidad del conflicto armado colombiano, las zonas indígenas siguen siendo asediadas por el ELN, disidentes de las Farc, paramilitares y narcotraficantes.

“Nosotros nunca hemos estado de acuerdo con los actores armados porque nosotros buscamos que haya paz, buscamos que nuestros hijos vivan en paz”, afirma el líder indígena Gabriel Pavi en medio de la muchedumbre.

Fuente: https://www.rcnradio.com/colombia/sur/entre-miedo-y-tristeza-indigenas-asi-despidieron-dos-de-sus-lideres-asesinados?fbclid=IwAR2wIt_yqvWu_ZBvyX-vmKKjUHsSY5vQ0HiBRyllIk7W6GuQLtAPfPuk-0A

Anuncios