China: principal provincia agrícola prohíbe el cultivo de transgénicos

Una nueva ley de seguridad alimentaria provincial que prohíbe el cultivo de variedades transgénicas ha provocado las críticas de algunos expertos agrícolas y legales.

La ley fue aprobada el pasado viernes por la provincia de Heilongjiang, al noreste de china, convirtiéndose en la primera regulación de este tipo en todo el país.

Esta nueva normativa prohíbe el cultivo de maíz, arroz y soja transgénicos en toda la provincia, la principal productora de grano de China, así como la producción y venta de cultivos modificados genéticamente y la distribución de este tipo de semillas. La ley entrará en vigor el 1 de mayo de 2017.

“El gobierno local carece de previsión al rechazar cualquier posibilidad de desarrollar tecnologías transgénicas en China”, declaraba el martes al Global Times Lu Baorong, un profesor de biología de la Universidad de Fudan, añadiendo que China inevitablemente se pondrá en algún momento al ritmo de las tendencias mundiales, tras haber investigado lo suficiente la seguridad de los cultivos transgénicos.

Esta regulación envía pasivamente a los consumidores el mensaje de que los alimentos transgénicos no son seguros, lo cual no puede demostrarse, dijo Lu.

Actualmente China sólo permite la producción de algodón y papaya transgénicos, prohibiendo la producción comercial de variedades transgénicas de cualquier alimento básico.

La decisión de Heilongjian viene después de que el 91,5% de quienes respondieron una encuesta llevada a cabo en la provincia el pasado octubre planteasen objeciones a los cultivos transgénicos, según informaba la agencia Xinhua el viernes.

“Apoyamos la investigación y desarrollo de tecnologías transgénicas, pero deberíamos tener precaución a la hora de aplicar estas técnicas a la producción agrícola”, declaraba en Xinhua Yao Dawei, director de la legislatura provincial.

Algunos expertos legales han cuestionado también la legitimidad de la ley regional que se ha aprobado, dado que la Ley de Seguridad Alimentaria de China, que estaría por encima, no prohíbe el cultivo de transgénicos.

La regulación transciende el poder legislativo de la provincia, entrando en conflicto con leyes superiores a ellas, afirmó Zhi Zhenfeng, experto legal de la Academia china de Ciencias Sociales, para el Global Times. Instaba también a la redacción de una ley específica sobre alimentos y tecnologías basadas en la ingeniería genética en China.

Está bien que un gobierno local redacte borradores cuando no hay leyes al respecto por encima, pero el cuerpo legislativo de Heilongjian debería estudiar las leyes existentes y adaptarse a ellas, en vez de prohibir simplemente todos los alimentos transgénicos, añadía Zhi.

Anuncios