Protestas por oleoducto de Dakota podrían derivar en Consulta Previa

Estados Unidos es escenario de uno de los conflictos ambientales más tensos de los últimos años. La construcción de un oleoducto en Dakota ha despertado la protesta en las comunidades nativas sioux. De momento el proyecto se encuentra paralizado y, probablemente, se abra el escenario para una consulta previa en Norteamérica.

Autor: José Carlos Díaz Zanelli

En medio de una de las campañas electorales más polémicas en la historia moderna de los Estados Unidos, este mismo país viene siendo escenario de unos de los conflictos socioambientales más emblemáticos del siglo XXI. Se trata del ya prolongado enfrentamiento entre las comunidades nativas sioux de la Reserva Standing Rock contra la construcción del oleoducto Dakota Access.

La semana pasada se produjeron una serie de enfrentamientos entre los nativos norteamericanos quienes se enfrentaron con miembros de seguridad de la compañía Energy Transfer Partners. De momento, y tras la serie de jornadas violentas, la construcción del oleoducto ha sido suspendida por un mandato del gobierno federal de Dakota del Norte.

Cabe precisar que la extensión del oleoducto se estima en 1.825 kilómetros y tiene por finalidad transportar petróleo (extraído a través del método del fracking) desde Dakota del Norte hasta Illinois. Sin embargo, durante su trayectoria podría en riesgo fuentes de agua de la Reserva Standing Rock.

Consulta Previa en Norteamérica

La paralización momentánea de la construcción de este oleoducto ha puesto sobre la mesa un nuevo tema en debate dentro de los Estados Unidos. Se trata de la posibilidad de aplicar para este caso la Consulta Previa, tal y como se aplica en Latinoamérica, invocando al Convenio 169 de la OIT.

Esto gracias a que a mediados de este año, la Organización de Estados Americanos (OEA) firmó tras 17 años de espera la Declaración Americana de los Pueblos Indígenas. En este documento se protege a los pueblos nativos de actividades extractivas por intermedio de la consulta previa, siempre que el proyecto colisione con patrimonio ancestral, como es claramente el caso de los indios sioux.

“Los Estados, con la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas (…) realizarán consultas encaminadas a obtener el consentimiento libre, previo, e informado de los pueblos indígenas”.

A todo esto, cabe señalar que pese a que se trata de uno de los conflictos socioambientales más mediáticos de los últimos años en Estados Unidos, ninguno de los dos principales candidatos, Hilary Clinton y Donald Trump, han visitado Dakota durante la campaña. ¿Será una muestra de cómo tomarán estas situaciones durante sus posibles gestiones?

Fuente: https://www.servindi.org/actualidad-noticias/01/11/2016/protestas-en-dakota-podria-derivar-en-consulta-previa

Anuncios