El Altar de muertos: Celebración del Día de Muertos Mexicano

La ofrenda del día de muertos, es una tradición que se celebra con la finalidad de que las almas de los familiares y amigos fallecidos, sean reconfortadas por el recuerdo de quienes les sobreviven.

Sobre un altar cubierto de manteles coloridos, se colocan alimentos, fruta, licor, agua, cigarrillos y en general los elementos que el difunto gustaba en vida, así como los retratos de las personas queridas que ya no nos acompañan.

En el altar se coloca tambien:

  • PERRO DE ARCILLA: El izcuintle ayuda a las almas a cruzar el río Chiconauapan, últiomo paso de los difuntos hacia el mundo de los muertos
  • CRUZ DE SAL: Purifica el ambiente para que el alma visitante no se corrompa en su viaje de ida y vuelta
  • CRUZ DE CENIZA: Representa la conciencia de que “polvo eres y en polvo de convertirás”
  • VASO DE AGUA: fuente de vida y se ofrece para saciar la sed de los viajeros y fuerza para volver
  • CAMINO DE FLORES: la vía de cempasúchil guia a los difuntos y les dá aroma y color para que recuerden su vida. En algunos estados hacen un camino desde el cementerio hasta el hogar del difunto. La flor de cempasúchil (Tagetes erecta), “de muertos” o maravilla es utilizada para decorar altares, tumbas y ofrendas. Su nombre proviene del náhuatl y significa “flor de veinte pétalos”.

Las familias mexicanas visitan los días 1 y 2 de noviembre los cementerios y en los espacios públicos se hacen altares con ofrendas para personajes destacados.

Pareciera que el mexicano despreciara a la muerte, pero este desdén no está reñido con el culto que se le profesa. La muerte está presente tanto en las fiestas mexicanas como los juegos.

Una tradición que se cultiva año con año, es la composición de poemas en verso mediante los que se recuerda a algún personaje famoso, las llamadas “calaveritas” ponen de relieve de manera por demás ingeniosa las virtudes y defectos del personaje en cuestión.

Otra tradición es la confección del “pan de muerto” decorado con huesos y lágrimas cubiertos de azúcar.

Día de los difuntos

En su libro ¨Los hijos de los dias¨ Eduardo Galeano menciona que:
“En México, los vivos invitan a los muertos en la noche del 2 de noviembre de cada año, y los muertos comen y beben y bailan y se ponen al día con los chismes y las novedades del vecindario.
Pero al fin de la noche, cuando las campanas y la primera luz del alba les dicen adión, algunos muertos se hacen los vivos y se esconden en las enramadas y entre las tumbas del camposanto. Entonces la gente los corre a escobazos: ya vete de una vez, ya déjanos en paz, no queremos verte hasta el año que viene.”

Fuente: http://www.cuco.com.ar/dia_de_todos_los_muertos.htm

Anuncios