Comenzó “World Ayahuasca Conference”

DIA 1: LA AYAHUASCA ES ESPERANZA

Inició esta mañana la II Conferencia Mundial sobre Ayahuasca en Rio Branco, Brazil. Acudieron más de 750 personas. Desde muy pronto en la mañana la explanada de la UFAC, Universidad Federal de Acre, se empezó a poblar de una diversidad de personas que presagiaba un acontecimiento único y emocionante: indígenas amazónicos con sus tocados, pinturas y trajes tradicionales, devotos ayahuasqueros de todas las iglesias ayahuasqueras presentes en Acre, psiconautas, enteofílicos, científicos, curiosos, estudiantes, tribalistas, cineastas, músicos, artesanos, bohemios, intelectuales, antropólogos, periodistas, políticos, naturalistas, botánicos, jóvenes, no tan jóvenes, pudientes, no tan pudientes, e incluso algunos excluidos… todo un elenco de interesados y de interesadas en la cultura y las prácticas ayahuasqueras provenientes de diferentes partes del mundo industrializado y sin industrializar. Nos comentaba Esther Martínez, una histórica del Santo Daime en España, que no había un lugar mejor elegido que Rio Branco para celebrar esta Conferencia. “La ayahuasca sale por primera vez de la selva aquí, en Rio Branco, y después al primer país que viaja desde Brasil es a España”. De hecho, ayer por la tarde, gracias a las gestiones de la infatigable amiga Bia Labate, pudimos visitar Alto Santo, el lugar sagrado del Santo Daime en el que está enterrado el Mestre Irineu y donde la tradición daimista se conserva tal y como el Mestre la visionó. Posiblemente porque el Mestre Irineu sacó de la selva amazónica la ayahuasca entonces, es por lo que hoy, unos cien años después, estábamos tantos hoy aquí, en ese mismo lugar. En esta tan interesante como emotiva visita tuvimos la oportunidad de conocer a Paulo Irineu, hijo del Mestre Irineu, y de aprovechar para invitarle a acudir a la UFAC. Aceptó la invitación y, junto con su esposa, nos honró con su visita.

aya-2Alto Santo

aya-3Paulo Irineu nos visita

La Conferencia se abrió con una presentación institucional por parte de las autoridades de Acre y de Rio Branco, la representante de la Cámara Temática de religiones, representantes de los grupos indígenas y la organización, con Benjamin de Loenen a la cabeza. Los indígenas entraron bailando al Auditorio Principal y se inició el acto protocolorario. “La ayahuasca es esperanza”, se dijo en el estrado, y se enfatizó la importancia de esta Conferencia por haber sido capaz de aglutinar a tanta diversidad de culturas, pensamientos, cosmovisiones y prácticas rituales, conviviendo con científicos, antropólogos, naturalistas y conservacionistas, una apertura que nos puso la piel de gallina. Los esfuerzos fueron reconocidos por todos los presentes y, lo que es más importante, nos sentimos orgullosos de haber conseguido acercarnos a ese sueño inocente de querer ver a la comunidad ayahuasquera reunida, compartiendo la ilusión de construir un futuro mejor para todos. Tras las alabanzas, y siguiendo la buena tradición ayahuasquera, en los pasillos también afloraron ciertas críticas hacia la Conferencia. Parece que para algunos, ni somos todos los que estamos, ni estamos todos los que somos. Bienvenidas las críticas también. Las constructivas y las destructivas. Gracias a ellas seguiremos trabajando para mejorar.

aya-4Indígenas entrando al Auditorio

aya-5Ben de Loenen en la sesión de apertura

Tras la sesión de apertura, se empezó fuerte: 13 indígenas de diversos grupos étnicos presentaron a sus respectivos pueblos, a sus tradiciones y a sus prácticas ayahuasqueras en discursos reivindicativos basados sobre todo en sus sentimientos de identidad como pueblo y del respeto a sus conocimientos. “La ayahuasca no es de nuestra propiedad, pero tampoco nos gusta que se utilice nuestro conocimiento para comerciar con ella”, manifestaron algunos representantes indígenas. Entre dichos representantes había dos mujeres: Júlia y Nedina Yawanawa, que traían un “recado para el mundo”: que se reconozca y respete su conocimiento. “Nosotras queremos aportar nuestro conocimiento, pero también queremos que se tenga claro que el conocimiento proviene de los pueblos originarios”. Impactante ver a tal ilustre congregación de sabios y sabias guardianes y guardianas del conocimiento ancestral ayahuasquero reivindicando su identidad y reclamando su legítimo lugar primordial en la comunidad global. Ante la pregunta de alguien del público acerca de los precios de las sesiones, hubo un silencio. Sin duda es una contradicción que será interesante de abordar durante estos días y ver hasta dónde se quiere o se puede debatir para resolverla. En el caso de que, efectivamente, sea una contradicción. La gama de grises en este debate es policromática.

aya-6El Auditorio

aya-7Júlia Yawanawa

En las sesiones de la tarde, representantes de las principales iglesias ayahuasqueras de Acre, Santo Daime, Barquinha y União do Vegetal, recordaron las historias de vida de las figuras de los fundadores de las respectivas religiones: Mestre Irineu, Mestre Daniel y Mestre Gabriel. Se finalizó el día en el Auditorio principal con una mesa de antropólogos de la UFAC especialistas en indigenismo en donde se hizo un repaso a los diferentes grupos étnicos que pueblan el estado de Acre, sus prácticas y conocimientos ayahuasqueros, sus arquitecturas lingüísticas, sus conocimientos etnobotánicos, sus ritos y tradiciones y sus músicas, elemento clave en toda cultura humana. La peculiaridad de las culturas indígenas amazónicas es que, entre sus músicas tradicionales, las hay específicas para acompañar las ceremonias con ayahuasca. Se echó en falta una mención a los seringeiros, los otros castigados de Acre. Muchos mestres ayahuasqueros, entre ellos Irineu y Gabriel lo eran. En los seringales se tomaba ayahuasca pues, aunque este capítulo de la historia de la ayahuasca, considerado en las crónicas un pie de nota, está aún por escribirse. Acre es donde más seringales hay del mundo. Cuando el gobierno brasileño dejó de subvencionar el caucho, muchos seringeiros quedaron olvidados en la selva, tan aislados como los indios no contactados. Y lo peor: olvidados. Ellos, además, le dieron el Acre a Brasil, que antes de que llegaran era boliviano. Y la ayahuasca proviene del seringal, como demuestran además las estructuras de las músicas de las religiones ayahuasqueras, aunque parezca que nadie lo recuerde.

– Equipo ICEERS

Fuente: http://www.ayaconference.com/index.php/dia-1-la-ayahuasca-es-esperanza/

Anuncios