Bio plásticos

Un joven mexicano crea Bioplástico a partir del hueso de aguacate

Scott Munguía es estudiante mexicano que cursa Ingeniería Química en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). A lo largo de la carrera se fue especializando en la tecnología de bioplásticos. En el año 2011 logró aislar un biopolímero con semillas de aguacate, un avance tecnológico con el que acabó fundando su propia empresa, BioFase. La empresa busca productos sostenibles a partir de fuentes abundantes que no tengan otros usos. Su línea principal de negocio es la obtención de resinas a partir de semillas de aguacate por medio de una tecnología cuya patente está en trámite.

Una solución al grave problema medioambiental que sufrimos en nuestro planeta por culpa de los desechos plásticos derivados del petróleo.

 

Características principales de este bioplástico de aguacate.

  • Se degrada en 24o días según las condiciones ambientales.
  • Tienen una vida útil cercana a los cuatro años.
  • El proceso no genera residuos peligrosos.
  • La huella de carbono es sustancialmente menor que en el plástico derivado del petróleo, debido al proceso de extracción de los polímeros.
  • No es obtenido de una fuente alimenticia.
  • Es un producto sostenible y devuelve parte sus beneficios a la sociedad.

El principal problema de este producto es que el plástico biodegradable puede costar el doble que uno derivado del petróleo. Esperan en los próximos 5 años poder acercar los precios y hacer a su bioplástico de aguacate competitivo económicamente al plástico derivado del petróleo.

Recordemos que México es el mayor productor mundial de aguacate, con más de un millón de toneladas al año. Se desechan unas 4.700 toneladas de semilla al mes, sólo en México. Una cantidad que es suficiente para satisfacer hasta diez veces la demanda de bioplásticos de Mexico, según Scott Munguía.

Scott Munguía con su empresa ha logrado generar catorce empleos y ofrecer una nueva forma de aprovechar los residuos en la industria del aguacate en México.

 

Bioplástico con Piel de Aceituna

El investigador español de la Sierra de Segura en Jaén, Jesús Zorrilla  ha creado un envase de bioplástico fabricado a partir de un polímero extraído de la piel de aceituna, este es orgánico, no tóxico, así como completamente biodegradable.

Ha logrado extraer de los residuos orgánicos de la piel de la aceituna, alperujo de la variedad picual, un compuesto denominado Polihidroxialcanoato, que puede ser utilizado para la fabricación de plástico orgánico no tóxico y totalmente biodegradable.

Si su desarrollo a nivel industrial tiene los mismos resultados que en laboratorio, este nuevo plástico se podría utilizar para el envasado de alimentos, en principio cualquiera de ellos, tantos como plásticos que inundan nuestros supermercados. Un gran mercado que daría un gran respiro a la acumulación de residuos plásticos.

Pero el uso más adecuado y lógico, sería el envase de aceite de oliva virgen extra, ya que evitaría los problemas que se generan por la migración de polímeros cancerígenos al aceite, procedentes de los plásticos actuales derivados del petróleo. Además, este bioplástico protege al aceite del proceso de oxidación provocado por la luz.

En la actualidad, la patente se encuentra en fase de puesta a punto del proceso industrial y de licencia de uso, algo para lo que Zorrilla precisa de ayuda de empresas del sector de los envases o entidades de I+D para finalizar el desarrollo. Como siempre esperando que un adelanto medio ambiental salga adelante si las empresas que pueden financiar, les interesa el proyecto de una manera puramente económica.

Podéis encontrar más información técnica sobre este proyecto en: procesoliva.blogspot.com.

EcoCradle. Envase fabricado con hongos y deshechos agrícolas.

Eben Bayer y Gavin McIntyre, fundadores de Ecovative Design han logrado dar con la clave para acabar con la contaminante espuma de poliestireno derivada del petróleo que se utiliza actualmente para envasar todo tipo de productos. La ingeniosa solución se llama EcoCradle y es un material muy parecido al plástico, fabricado a base de hongos y deshechos agrícolas, que por sus propiedades puede actuar como sustitutivo del poliestireno.El método de obtención de dicho material consiste en agregar a determinados desechos agrícolas un concentrado de células extraídas de las raíces de los hongos llamadas mycelium. Estas células segregan unas enzimas que ayudan a descomponer la materia de los residuos agrícolas creando una consistente red de filamentos microscópicos con múltiples cualidades. Al someter a altas temperaturas a estos filamentos se obtiene un material adhesivo y compacto con el que crear el nuevo polímero.Las ventajas respecto al poliestireno clásico son evidentes. Y no sólo porque su fabricación apenas emita CO2 a la atmósfera,  o porque requiera un menor uso de energías y permita la reutilización de deshechos agrícolas, sino porque este reciclado material sirve también de aislante, es resistente a la humedad y puede aguantar hasta 800ºC sin sufrir ningún cambio. Además, debido a su composición natural, es reciclable y biodegradable, por lo que cuando ya no es de utilidad simplemente se descompone sirviendo de abono para las plantas.

El objetivo de Ecovative Design es sustituir todos los envases de plástico o de espuma de poliestireno por esta alternativa sostenible, mejorada y no contaminante.

Fuentes: http://ecoinventos.com/bioplastico-hueso-aguacate/

http://ecoinventos.com/bioplastico-con-piel-de-aceituna/

http://ecoinventos.com/ecocradle-envase-fabricado-con-hongos-y-deshechos-agricolas/#ixzz3uhV0Dyji

Anuncios