Científicos mexicanos protegen a plantas de plagas con compuestos ancestrales

La manera de proteger al frijol de las plagas es aumentando sus defensas con compuestos de la misma planta provenientes de sus ancestros, revelaron científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) unidad Guanajuato.

Martin Heil, quien encabeza estos trabajos, explicó en conferencia de prensa que las plantas han sobrevivido porque tienen defensas naturales, pero se han ido perdiendo y de lo que se trata es de recuperarlas con aromas para alejar a sus atacantes.

Si bien los expertos se concentran en el frijol, en específico el que se siembra en la región de Guanajuato y pronto lo harán con otras diversas variedades que hay en el país, ya han empezado ensayos con maíz, café y sorgo.

Heil indicó que recientemente entró al país un insecto llamado pulgón amarillo que transmite muchas infecciones y actualmente afecta al sorgo, pero puede dañar al maíz o a la macadamia, lo que puede convertirse en un desastre económico.

Ante ello, los científicos del Cinvestav encontraron la manera de que la planta se proteja “usando” a sus ancestros, que además de no haber perdido sus propiedades de defensa por la domesticación, tampoco contienen sustancias tóxicas que pongan en peligro el ambiente o la salud humana.

Al respecto comentó que los plaguicidas, insecticidas o fungicidas que actualmente se aplican a las plantas para eliminar las plagas sí pueden causar daños.

Las plantas perdieron sus propiedades defensivas en un proceso que inició hace 10 mil años, cuando se empezó a cultivar la tierra, por un proceso de adaptación durante el cual mejoró sus sabores, aromas, texturas, contenidos nutricionales y, sobre todo, su rendimiento.

Ese cambio se debió a que las personas las escogían: no querían plantas con espinas o con sabor humano, que nos son desagradables; “el hombre las modificó inconscientemente”, refirió.

Con las investigaciones realizadas se ha descubierto que a través de compuestos ancestrales se ha logrado obtener aceites esenciales que se evaporan en los cultivos y mantienen alejado a las plagas.

“Las plantas, como los individuos, responden a amenazas porque aumentan sus defensas contra ciertas bacterias. Cuando nosotros queremos protegernos de un virus, aumentamos nuestra defensa contra ella: una vacuna contra la viruela no sirve contra el resfrío; lo mismo pasa con ellas”, abundó Martin Heil.

Los beneficios son claros: los compuestos obtenidos de los cultivos ancestrales y esparcidos en los modernos son totalmente orgánicos, biológicos, no venenosos.

“Se puede bajar o hasta eliminar completamente el uso de fungicidas o pesticidas, así como insecticidas. Entonces, el proceso de cultivar es mucho más seguro para los productores y el medio ambiente. Además, se obtiene un producto orgánico que se puede vender a mucho mejor precio””, afirmó.

Actualmente el frijol en el que se usa esta técnica se siembra en Plazuelas, Guanajuato, precisó el experto, quien mencionó que esta investigación se publicará en la revista científica “Trends in plant science”.

Fuente: http://www.nodaltec.am/2015/10/cientificos-mexicanos-protegen-a-plantas-de-plagas-con-compuestos-ancestrales/

Anuncios