Defendamos al Apu Ccarhuarazo

Un árbol, una montaña, una laguna, el viento, el agua… hasta una simple piedra tienen vida. No se mueven ni se comunican como una persona,  pero tienen vida y ésta se manifiesta de manera diferente a la humana. Para los pueblos indígenas esto no es una creencia o superstición, es más bien la forma en la que entienden el mundo y en la que se relacionan con la naturaleza. En palabras del filósofo Fidel Tubino, su cosmovisión no es antropocéntrica sino más bien cosmocéntrica.

La naturaleza está animada. Toda planta, animal, montaña, lago, etc tiene un espíritu madre con el cual se pueden comunicar los seres humanos. Por ejemplo,  las mujeres del pueblo awajún le cantan a Nungkui, espíritu de la Tierra, para que puedan tener buenos cultivos. Y  en el mundo andino se realizan ofrendas a la Pachamama, espíritu de la Tierra,  o a los Apus para tener buenas cosechas, para proteger al ganado  o pedir alguna protección para la comunidad.

Este el caso del nevado Ccarhuarazo,  Apu protector donde se  acuna el agua que alimenta a los ríos que atraviesan las provicias de Sucre y Lucanas en Ayacuho. A las faldas de este nevado llegan las comunidades, los danzantes de tijeras para realizar rituales y ofrendas de agradecimiento ya que es el Ccarhuarazo quien les provee de agua para vivir y para realizar sus actividades agropecuarias.

Hoy, el Apu Ccarhuarazo está en peligro. El Ministerio de Energía y Minas ha otorgado un permiso a la empresa minera Laconia South America para realizar actividades de exploración en territorios donde se encuentra este nevado.  De esta manera, se ha puesto en juego la vida de este  hermoso Apu y, por ende, el  sustento de agua para las comunidades.

¡Unámonos a la lucha de nuestros hermanos y hermanas de Ayacucho en la defensa del Apu Ccarhuarazo!

Más información en los siguientes links:

Página de Facebook: https://www.facebook.com/defensaapuccarhuarazo?fref=ts

Video campaña: https://www.youtube.com/watch?v=0-UEvaM_Ero

 

Anuncios