Hoy queremos que nos escuchen

Mañana, 36 comunidades indígenas de todo el país culminarán frente al Congreso de la Nación la primera Marcha de Mujeres Originarias por el Buen Vivir, y propondrán a los distintos bloques parlamentarios la creación de un consejo autónomo que las represente y desarrolle políticas vinculadas con la realidad que viven a lo ancho y a lo largo del territorio nacional. “Es una idea que surgió en 2012 –cuenta Moira Millán, coordinadora general de la actividad–, cuando varias hermanas de distintos pueblos, casi sin querer, nos fuimos contando los problemas terribles que genera este modelo de sociedad destructivo y especulador.” Millán aclara que la movida no es contra ningún gobierno en particular. “No queremos que nadie nos use en un año electoral. Por eso decimos que el reclamo es hacia el Estado en general, y nos pareció que la mejor manera de visibilizar nuestra problemática no era mediante la protesta, sino a través de la propuesta. Esa es la razón por la cual traemos la idea del consejo”, subraya.

–¿De qué manera se dieron aquellas primeras charlas?
–Tengo la suerte de ser la primera guionista indígena argentina, y el tema nació mientras rodábamos una película hace tres años y hablábamos de nuestras necesidades. Recuerdo encuentros con hermanas qom de Rosario, a las que se fueron sumando otras de varias comunidades. Fuimos viendo cómo viajar, de qué manera confluir en Buenos Aires, y apareció la idea de crear el Consejo de Mujeres Originarias por el Buen Vivir, centralizando la necesidad en tres reclamos fundamentales.
–¿Cuáles?
–El territorio, el agua y nuestros cuerpos.
–¿A dónde apunta cada uno?
–Los tres están directamente entrelazados, y son cuestiones fundamentales. La tierra, el territorio donde estamos, nos constituye cultural y espiritualmente, y define nuestra vida. Por eso nos preocupa qué pasa con el ensanchamiento de los latifundios. En cuanto al agua, las transnacionales nos niegan el acceso a ella. Existe una comunidad en Misiones, cerca de las cataratas, que únicamente se provee agua gracias a un pozo para 40 familias. Y otra comunidad en la misma provincia, el pueblo ysyry, cuyas mujeres tienen que caminar tres kilómetros para poder lavar la ropa. En este último caso, no es que falte el agua, sino que los latifundios alambraron el sector y no permiten que la gente cuente con ese recurso.
–Imagino que reclamar por el cuerpo estará vinculado a la explotación y a la violencia.
–Claro. En este punto, las condiciones que viven nuestras hermanas son terribles. Las empresas contratan sicarios que nos violan, y cometen cualquier tipo de abusos. Como el caso de Esperanza Nieva, asesinada en medio de su lucha contra la empresa La Alumbrera, o la joven Tatiana, a la que le raparon la cabeza y le tajearon el cuerpo, un hecho impune que tuvo lugar en el alto Paraná. En Corcovado, Chubut, otra joven desapareció; se trata de casos vinculados con los proyectos extractivistas.
–¿Las mujeres son las que encabezan la resistencia contra estos grupos?
–Sí, porque los hombres dejan sus casas, ya sea empujados por el alcohol, o por estar obligados a irse en busca de trabajos golondrina. Y esto ocurre desde Ushuaia a La Quiaca.
–A pesar de eso, la marcha, recalcan ustedes, no es en protesta de algo, sino para proponer.
–Tenemos pena, dolor e indignación. En todas las reuniones, son las ancianas las que nos dicen que debemos hablar desde el corazón y desde el amor. Pero cuidado, no nos olvidamos, porque tenemos memoria, nunca nos callaremos, y siempre denunciaremos. Hay realidades que no se conocen, como por ejemplo que los 36 pueblos originarios del territorio nacional aportan la masa más grande de trabajadores explotados y exclavizados en la red de trabajo en negro. Y que varios centenares de hermanos y hermanas de esos pueblos conforman la mayor población carcelaria del país.
–¿De qué manera imaginan el funcionamiento del consejo?
–Autárquico, con representantes de cada pueblo, y dotado de iniciativa parlamentaria. En estos últimos años nunca pedimos nada y lo hemozs dado todo. Ahora queremos que nos escuchen.

Fuente: http://tiempo.infonews.com/nota/150560/hoy-queremos-que-nos-escuchen

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: