La revolución del Buen Vivir

El próximo martes 21 de abril a las 13.00, mujeres pertenecientes a una diversidad de naciones originarias, marcharán desde el monumento al genocida Roca, hasta el Congreso Nacional en Buenos Aires. No marcharán solas. Miles de mujeres y hombres que apoyan la Primera Marcha de Mujeres Originarias por el Buen Vivir, caminarán con ellas.

Pies; manos; voces; y corazones recorrerán las calles interpelándonos.  Obligándonos a mirarnos a los ojos, a mirar los espejos y preguntarnos: ¿Deseamos el  buen vivir? ¿Qué estamos dispuestos a hacer para conseguirlo?

El buen vivir. Objetivo incuestionable de toda la humanidad. ¿Qué es? ¿Cómo se consigue? ¿Todxs imaginamos lo mismo cuando nos referimos a él?

El debate está abierto. Mujeres invisibles. Sabiduría ancestral. Miradas que interpelan. Reflexión colectiva ineludible. ¿Utopía?
Desde la Agencia Rodolfo Walsh queremos recoger este guante. Creemos necesario revisar prejuicios, cuestionar, poner en debate ideas establecidas. Seguramente habrá tantas formas de entender el buen vivir como seres humanos hay en la Tierra. Intentaremos reflejar algunas ideas generales sobre el tema con pincelada gruesa.

Hay quienes creen que el buen vivir está vinculado casi exclusivamente al poder adquisitivo, a la posibilidad de poder comprar o acceder a productos y servicios.

Así lxs carenciadxs, lxs marginadxs del mercado podrán lograr a una buena vida con un “mejor reparto de la torta” que permitirá comprar o tener una buena alimentación; vivienda; salud y educación. Acceso al esparcimiento y a la cultura.

Desde una óptica más espiritual, y muchas veces no enfrentada a la anterior perspectiva, el buen vivir será alcanzado en una próxima vida si en esta se siguen los preceptos del Creador y se acepta el destino que este eligió para cada unx de nosotrxs.

Quienes participamos de la Agencia Walsh, provenimos mayoritariamente de una tradición ideológica y cultural vinculada con la izquierda.
El buen vivir desde esta mirada, será alcanzado después de la revolución. Hasta entonces la felicidad será transitar el camino de la lucha.
Preguntamos: ¿El buen vivir está relacionado con la posesión material? ¿Con lo espiritual? ¿Con un equilibrio entre ambos? ¿Sobrevendrá el buen vivir después de la muerte? ¿Después de la revolución?

En la Walsh no renegamos de la necesidad de revolucionar el mundo, de terminar con la sociedad de explotación. Todo lo contrario. Lo creemos  imperiosamente necesario, imprescindible. Pero ¿No será hora de repensar en forma colectiva muchas de las ideas que teníamos  como inamovibles al respecto?

“La tierra para el que la trabaja” era (es) una de nuestras consignas importantes en la lucha por cambiar el mundo. Reforma agraria como paso previo a la socialización de la tierra, principal medio de producción.

“La tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a ella” nos dicen los pueblos originarios. Y nos hablan de un concepto más abarcativo, más integrador. Nos hablan de territorio (ver fundamentos del proyecto de ley por el buen vivir) como cuestión fundamental para lograr el buen vivir.

¿Será así? Los pueblos originarios sostienen que practicaban el buen vivir antes de la conquista, antes del genocidio planificado y realizado por el Estado Nacional.

¿Habrá sido? ¿Será necesario escuchar, dialogar con los pueblos originarios?

Su palabra fue históricamente silenciada. Sus cuerpos sistemáticamente masacrados.

En Argentina no hubo solo una dictadura que cometió genocidio. 100 años antes hubo un genocidio absolutamente negado y ocultado por el Estado Nacional contra los pueblos originarios. Genocidio que hoy continúa de muchas formas.

Los monumentos, nombres de calles y homenajes diversos y variados a los genocidas, son motivo de vergüenza, de necesidad de lograr la justicia negada para los que queremos revolucionar la vida.

En la Agencia Walsh no tenemos claridad sobre cómo cambiar el mundo para lograr el Buen Vivir para todxs. Lo anhelamos y para eso trabajamos.  Sabemos que el sistema capitalista, el sistema de explotación, el sistema de destrucción sistemática de la vida y de la naturaleza debe terminar. Debe ser reemplazado por uno de respeto y justicia. Para eso trabajamos.
¿Tendrá que ver el buen vivir con alguna de las cosas que expresamos? No estamos segurxs.

El dialogo está abierto.

Fuente: http://www.agenciawalsh.org/index.php?option=com_content&view=article&id=13091&Itemid=180

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: