Nación Onondaga reclama parte de Nueva York por considerar que fueron tierras robadas

El pasado 15 de abril, la Nación Onondaga, una soberana nación indígena, según ellos mismos se denominan, presentó una demanda contra los Estados Unidos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Nuestro acceso a la igualdad y la justicia fundamental fue negada por los tribunales de los Estados Unidos”, dijo Tadodaho Sid de la Nación Onondaga. “Ahora, estamos pidiendo a la comunidad internacional que nos ayude a llegar a un proceso de curación después de siglos de violaciónes y promesas rotas.”

“Desde 1788, 2,5 millones de hectáreas de tierras han sido robadas de la Nación Onondaga por el Estado de Nueva York, y el fracaso del sistema judicial EE.UU. ha dejado a la nación sin más opción que buscar la ayuda de la comunidad internacional”, dicen en su web.

Para llamar la atención sobre la presentación, los jefes de la Nación y los partidarios de la causa de Onondaga se reunieron en la Friends Meeting House en Washington, DC con vestidos tradicionales y con un cinturón wampum histórico encargado por la Nación para el presidente George Washington para significar la paz y la amistad, ratificando el Tratado de Canandaigua firmado en 1794.

El 11 de marzo de 2005, la Nación interpuso una Acción de Derechos de la Tierra en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, que el tribunal federal desestimó. La Nación apeló ante el Segundo Tribunal de Circuito de Apelaciones, que no prosperó.

Por último, la Nación presentó una petición de un recurso de certiorari ante la Corte Suprema que buscó la revisión de las anteriores sentencias. El 15 de octubre de 2013, la Corte Suprema rechazó esa petición. No existen más recursos disponibles en el sistema judicial de Estados Unidos.

“Cuando los tribunales estadounidenses ya fallaron, la comunidad internacional puede ayudarnos a preservar nuestro rol como administradores del medio ambiente de la tierra”, agregó Hill.

“Eso significa un mayor acceso a nuestras tierras circundantes y para la limpieza de la contaminación industrial en el lago Onondaga, que sigue siendo un lugar vital para la vida espiritual de nuestra nación.” prosiguió

El petitorio de la Nación a la CIDH expone la responsabilidad de los Estados Unidos por violaciónes de los derechos de la nación a la propiedad, la igualdad, la protección judicial y el debido proceso – esbozados en múltiples acuerdos nacionales e internacionales.

Entre ellos varios tratados, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La Nación Onondaga nunca ha vendido o cedido de otra manera a sus tierras o sus derechos como nación soberana, afirman. “Entre 1788 y 1822 el Estado de Nueva York tomó aproximadamente 2,5 millones de acres de tierra Nación Onondaga, violando la ley federal, la Constitución y diversos tratados”.

“Las principales adquisiciones de tierras por el estado de Nueva York en el siglo 18 se llevaron a cabo con individuos no autorizados sin el conocimiento o consentimiento de los jefes autorizados Onondaga. En múltiples ocasiones, el Estado engañó a los Onondagas en el pensamiento de que el Estado sólo se arrienda la tierra”, dicen.

La Nación Onondaga es una de las seis naciones de la Haudenosaunee (Iroqueses) Confederación. La Nación Onondaga sobrevive como una nación soberana, independiente, que vive en una parte de su territorio ancestral y el mantenimiento de su propio gobierno, leyes, lengua, costumbres y la cultura. Hoy en día, la Nación Onondaga consiste en un territorio de 7.300 hectáreas al sur de Syracuse, NY.

Fuente: Servindi

Anuncios