La usurpación y apropiación indebida empresarial de nombres, símbolos y toponimia Mapuche en Chile

Imagen: Ariel Leon, Eugenia Calquin y Salvador Millaleo

En estos últimos años, diversas apropiaciones y usurpaciones de nombres, símbolos y toponimia Mapuche se han venido realizando arbitrariamente en ámbitos de proyectos de inversión, comercio, turismo, que incluye dominios y patentes para fines empresariales y comerciales. Algunos de ellos tienen que ver con identidades propias relativas al conjunto del Pueblo, otras con la cultura y espiritualidad, incluyendo las denominaciones de autoridades ancestrales e incluso, de lugares territoriales donde se emplazan las empresas o de héroes de la historia Mapuche.

Al respecto, diversas organizaciones han puesto en alerta sobre estas usurpaciones y apropiaciones indebidas y han adelantado que se solicitará modificaciones legislativas en el plano local y denuncias ante instancias internacionales para que se resguarden y protejan nombres, toponimia y símbolos indígenas en marcas comerciales, logos y denominaciones de origen para que no sean titularidad de privados.

Marco Normativo en Chile y Derechos indígenas

En Chile La Ley (19.039) expresamente prohíbe para símbolos, nombres, siglas relativas a la “Nación” (chilena). Sobre este escenario, Salvador Millaleo, Mapuche, Abogado de la Universidad de Chile, explica lo siguiente: “No existe un marco normativo-jurídico en Chile que proteja los nombres indígenas, sus símbolos y distintivos, así como a la toponimia indígena cuando ésta no es oficial. Apenas están protegidos los nombres de los topónimos indígenas que han sido usados como nombres oficiales de unidades administrativas del Estado como comunas o ciudades. Salvo en el caso de los nombres propios de comunidades y asociaciones indigenas formalmente constituidas según la Ley 19.253 y de los apellidos de personas naturales, los signos y topónimos indigenas pueden registrarse como marcas comerciales o nombres de dominio de Internet para privados en la ley chilena. Esto contradice el artículo 13.1 de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU de 2007, el cual establece que “Los pueblos indígenas tienen derecho a revitalizar, utilizar, fomentar y transmitir a las generaciones futuras sus historias, idiomas, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literaturas, y a atribuir nombres a sus comunidades, lugares y personas, así como a mantenerlos.”.

La reacción de las organizaciones indígenas

Ariel León Bacián, Presidente de la Asociación Aymara Jacha Marka Aru, declara: “La visión que tenemos como organizaciones es que esta apropiación constituye una usurpación del patrimonio intelectual, del conocimiento, de las prácticas indígenas”, agrega: “Con ello se violan los tratados internacionales de manera flagrante, los que obligan al Estado a aplicar leyes que reconozcan el origen indígena de conocimientos y prácticas, a proteger su propiedad colectiva sobre las mismas, a obtener el consentimiento de los pueblos que generaron colectivamente ese conocimiento, y a compartir beneficios respecto del mismo”.

En otro punto se refiere al contexto general que enfrentan los Pueblos: “Quieren el control y el robo total de lo nuestro, de nuestra identidad, de nuestra alma. Esto generará disciplinamiento, control social extremo, y más pobreza, pues deberemos pedir permiso y compensar a los ladrones por usar lo que es nuestro, incluso el idioma”.

Cambio Legislativo

Salvador Millaleo explica los pasos que se deberían dar en el sentido de establecer reformas: “En el proyecto de ley que envío el gobierno de Piñera para modificar la Ley de Propiedad Industrial viene una regla para evitar la inscripción de marcas comerciales con el nombre de comunidades indígenas, pero esta regla es muy reducida. A mi juicio, la propuesta de ley debería reemplazarse con una indicación sustitutiva que impidiera el uso de nombres, toponimia y símbolos indígenas en marcas comerciales, logos y denominaciones de origen que sean titularidad de privados. Cosecuentemente, también debería prohibirse el uso de denominaciones de origen que incorporen nombres indígenas, a menos que sean solicitados por las comunidades que se identifican con dichos nombres”, indicó Millaleo.

Usurpación y dominios en Internet

La vieja práctica colonial de apropiación del patrimonio cultural indígena -tradiciones orales, diseños, iconografía, arqueología ancestral, arquitectura, artes, tecnologías, música, lugares, topónimos, idiomas, etc. – adquiere hoy una nueva dimensión, en tiempos de economía simbólica. Prácticas de fragmentación y usurpación a manos de terceros, ya sea como patentes, marcas, derechos de autor, indicaciones geográficas, también se ve reflejado en nombres de dominio en internet.

Eugenia Calquin, Mapuche, integrante del Grupo de Trabajo Mapuche por Derechos Colectivos y también de la agrupación de mujeres de Arte textil “Ad Llalin”, explica que diariamente son inscritas diversas palabras indígenas como dominios en internet, muchas de ellas corresponden a iniciativas privadas de personas o instituciones no indígenas que en su mayoría responden a requerimientos de tipo comercial.

Al respecto, nombres como: Wallmapu, Machi, rehue, o quizás la más grave, el nombre MAPUCHE registrado en todas sus extensiones por la empresa Name action, son ejemplo de esta situación que se extiende a diversas formas.

Calquin ha sido parte de esas diversas organizaciones que se han pronunciado denunciando estos hechos como un nuevo atropello a la dignidad y derechos colectivos de los Pueblos Indígenas, insistiendo en la necesidad y urgencia de revisar el régimen privado de inscripción de nombres de dominio de internet, al menos en NIC Chile, instancia que regula estos aspectos.

Eugenia Calquin recuerda que en Marzo del 2006 diversas representaciones de agrupaciones de mujeres Mapuche denunciaron y lograron frenar su instalación: “A modo de ejemplo denunciamos la tramitación en NIC Chile del dominio en internet Mujermapuche.cl como una apropiación ilegítima por parte de terceros del patrimonio cultural e identitario. Asimismo, emplazamos directamente a la entidad y al Departamento de Propiedad Industrial a revisar sus criterios y considerar el principio de consentimiento previo, libre e informado cuando se trate de dominios y marcas que involucren intereses indígenas. Esto sigue pendiente”, señaló la periodista.

Organizaciones indígenas exigen respeto e implementación de Derechos

Ariel León Bacián indica: “Los organismos públicos estarán en constante denuncia de los dirigentes, pero más allá de eso, una acción importante de nuestra parte es el catastrar el conocimiento indígena, documentarlo, en la medida que esta difusión no implique riesgos de nuevas usurpaciones, para efectos de que exista prueba de que ese conocimiento es de autoría y se encuentra en la posesión colectiva de las comunidades. Ese registro es muy útil a la hora de realizar las oposiciones de las comunidades cuando se pretende por un usurpador la propiedad del conocimiento indígena”, señaló.

Finalmente señala: “Por cierto, el llamado al Estado es reformar adecuadamente la legislación pertinente, pero también, más allá de eso, elaborar junto a los pueblos Manuales o Instructivos de Buenas Prácticas, para evitar que los particulares se aprovechen de los vacíos de la legislación chilena, y siga permitiéndose esta verdadera expropiación de conocimiento indígena y de sus idiomas.

Casos de apropiaciones indebidas y usurpaciones

Las organizaciones indígenas mantienen en registro diversos casos identificados en proyectos industriales emplazados en territorios ancestrales con la apropiación de nombres y toponimias; La patentación y apropiación de nombres identitarios Mapuche en marcas comerciales, empresas turísticas y apropiación de toponimia, simbologías y dominios en internet, respectivamente.

1.- Proyectos industriales de inversión en territorio Mapuche

La empresa Tracura S.A, cuyo representante legal es José Pedro Fuentes De la Sotta, adquirió el 2013 un proyecto que se llama “Central de pasada hidroeléctrica TACURA” en la zona cordillerana de Melipeuco y se apropió de la identificación de un territorio ancestral conocido así tradicionalmente dentro del territorio Mapuche asignándole ese nombre a su empresa.

Lo mismo ha venido haciendo la empresa Lonco, con prospecciones mineras en Melipeuco, Icalma y Lonquimay, quien tomó la identificación de una denominación de autoridad ancestral que actúa como cabecilla. El investigador Mapuche Pablo Manquenahuel señala en una de sus publicaciones: “Todo pueblo tiene en el interior de su sociedad organizaciones que construyen organización y reconocen autoridad que conduce y guía los designios del pueblo. En la cultura mapuche la autoridad de Lonko corresponde al jefe tradicional de un lof, se encarga de los asuntos políticos tanto internos como externos”.

Por su parte, una situación de conflicto territorial es la que ejerce la Empresa hidroeléctrica Pilmaiquen, quién tomó el nombre del río denominado así ancestralmente por las Comunidades Mapuche Williche y además pretende proyectos hidroeléctricos como el de central hidroeléctrica “Rucatayo”, que también involucra la toponimia ancestral del lugar y la intervención del río Pilmaiquen con varios proyectos, incluido un lugar sagrado Mapuche (Ngen Kuante).

2.- Empresas comerciales y productos

Se observa por ejemplo el caso de una empresa de hierba mate Hierba Mate “Mapuche” que usa el nombre que identifica a todo un Pueblo. La empresa representada por Aldo Dávalos señala: “Somos líderes indiscutidos en calidad y servicio con nuestras marcas, somos la única empresa especializada y dedicada exclusivamente a importar, elaborar y envasar Yerba Mate en Chile”.

3.- Empresas de Turismo

Empresas comerciales impulsadas por personas NO MAPUCHES dedicadas al turismo en el centro sur de Chile han venido adoptando nombres y toponimias Mapuche, con diversos servicios, incluso, algunas con “etnoturismo”. Por ejemplo una empresa con domicilio en Temuco, adoptó el nombre de “Expediciones Kutralko” (agua de fuego) y lo peor, es que en su iconografía incorporó el kultrung, instrumento de percusión considerado sagrado, con simbología religiosa Mapuche.

4.- Apropiación en dominios de Internet (NIC Chile)

Como ya se ha señalado, constantemente se vienen inscribiendo diversas palabras Mapuche como dominios en internet, muchas de ellas corresponden a iniciativas privadas de personas o instituciones no indígenas que en su mayoría responden a requerimientos de tipo comercial.

Algunas palabras inscritas con estas características: Wallmapu (País Mapuche), Machi (autoridad espiritual Mapuche), rehue(lugar sagrado ceremonial), o quizás la más grave, el nombre MAPUCHE registrado en todas sus extensiones por la empresa Name action.También, nombres de héroes Mapuche han sido registrados, tales como: Lautaro, Guacolda y Caupolican

5.- Simbología

Ejemplos hay diversos, pero uno que involucra a un organismo público es el del Kultrung(instrumento sagrado Mapuche) en la iconografía de la Universidad de la Frontera de Temuco y que también se ubica en el casino de oficiales del regimiento Tucapel de Temuco, con diversos símbolos propios de la cosmovisión Mapuche y que está incrustado a la entrada del edificio.

*****************************************

Fuente: fragmentos de un artículo de MAPUEXPRESS

 

Anuncios