Indígenas U’wa rechazan proyecto petrolero inconsulto que afectaría su “territorio ancestral”

Indígenas U’wa del departamento de Santander, en el nororiente de Colombia, exigieron la suspensión del proyecto petrolero “Magallanes” por desarrollarse de manera inconsulta en una reserva forestal causando la “muerte paulatina” del río Cubogón.

En el comunicado emitido a fines de marzo, la Asociación de Autoridades Tradicionales y Cabildos U’wa (ASOU’WA), consideró al citado proyecto como una “inminente amenaza a la integridad física, social y cultural del pueblo U’wa, al medio ambiente y al territorio ancestral”.

Los indígenas afirmaron sentirse “consternados” porque el punto donde se lleva a cabo la prospección petrolera se encuentra a 500 metros del río Cubogón o Keramá, curso de agua que consideran sagrado.

“(…) de continuar el proyecto, se iniciaría una muerte paulatina y silenciosa del río” advirtieron.

Asimismo, indicaron que la zona está siendo perturbada desde el 21 de febrero por “una avalancha de maquinaria” en la zona de exploración, “alterando la tranquilidad y el bienestar de los habitantes de la región”.

Denunciaron también que el río Cubogón ha sido recientemente contaminado con petróleo tras los atentados que sufrió el oleoducto Caño Limón Coveñas, a manos de “grupos al margen de la ley”.

Los nativos advirtieron que el Gobierno considera que en la zona no hay pueblos indígenas, olvidando que el año 2013 representantes del Ejecutivo fueron invitados a la zona para ser testigos de cómo el proyecto los estaba afectando.

“Hoy, a marzo de 2014, no han sido consideradas nuestras inquietudes, preocupaciones e incertidumbres”, aseguraron.

El referido proyecto de la Empresa Colombiana de Petróleo (ECOPETROL) se desarrolla en el corregimiento de Samoré, municipio de Toledo, “territorio ancestral” de comunidades nativas y contiguo al Resguardo Unido U’wa, e inmerso en la Reserva Forestal del Cocuy, área sagrada para el pueblo U’wah.

Derechos sin reconocer

De acuerdo al documento, el proyecto no ha tomado en cuenta el Convenio 169 de la OIT , ni la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Asimismo, tampoco se habría tenido en cuenta un mandato de la Corte Constitucional -auto 004 de 2009-, que establece que los U’was se encuentran en “peligro de extinción física y cultural”, indicaron.

Ante esta situación, demandaron a las instituciones locales y nacionales del Gobierno entablar comunicación con las comunidades para dar solución al conflicto.

A continuación el pronunciamiento de la ASOU’WA:

Comunicado a la Opinión Pública

Resguardo Unido U’wa, Marzo de 2014

El pueblo indígena U´wa, ubicado en los departamentos de Santander, Norte de Santander y Boyacá, integrado por las 17 comunidades, adscritas a la Asociación de Autoridades Tradicionales y Cabildos U´wa (ASOU’WA), como representante legal, presentamos el siguiente comunicado a la opinión pública:

El proyecto petrolero denominado ‘Magallanes’, ubicado en la vereda Troya, corregimiento de Samoré, municipio de Toledo, departamento de Norte de Santander, es una inminente amenaza a la integridad física, social y cultural del pueblo U’wa, al medio ambiente y al territorio ancestral, además que es un atentado contra nuestro patrimonio histórico, cultural y milenario.

En el pueblo U’wa estamos consternados por cuanto el río sagrado Cubogón o Keramá, que abastece al río Arauca, se encuentra a escasos 500 metros del punto donde se realizan los trabajos de prospección, y de continuar el proyecto, se iniciaría una muerte paulatina y silenciosa del río.

El área de exploración petrolera es territorio ancestral de las comunidades de Uncasías (Sisiará), Tamarana (Sútota) y de Segovia (Onkasa), es un territorio contiguo al Resguardo Unido U’wa y está inmerso en la Reserva Forestal del Cocuy, creada mediante la Ley 2ª, de 1959. Área que consideramos sagrada y donde se encuentran nuestros guardianes naturales.

Comunicamos a la opinión pública que partir del 21 de febrero de 2014 se inició la llegada de una avalancha de maquinaria pesada al punto de exploración, y hemos observado el incremento de la fuerza pública en la zona, alterando la tranquilidad y el bienestar de los habitantes de la región. Así mismo, denunciamos que grupos al margen de la ley, en días pasados, realizaron varios atentados al oleoducto Caño Limón Coveñas, afectando y contaminando con desechos de petróleo a nuestro río Sagrado Cubogón.

Solicitamos a las instituciones gubernamentales competentes del orden nacional, departamental y local, establecer comunicación con las comunidades indígenas, por cuanto el proyecto afecta directamente al Pueblo U’wa. Instituciones, como la Dirección de Consulta Previa del Ministerio del Interior, certificaron que no hay presencia de comunidades indígenas y con base a esto la Autoridad Nacional de Licencia Ambiental (ANLA), otorgó la licencia ambiental número 0803 de 2012, a la empresa ECOPETROL S.A. para que iniciara los trabajos de exploración.

En su momento, exigimos al Gobierno Nacional, al Ministerio del Interior, mediante oficio de fecha 14 de septiembre del 2013, una comisión para realizar verificación al bloque ‘Magallanes’ para constatar que efectivamente el Pueblo Indígena U´wa es afectado considerablemente con el desarrollo del proyecto petrolero.

Hoy, a marzo de 2014, no han sido consideradas nuestras inquietudes, preocupaciones e incertidumbres manifestadas oficialmente por la Asociación U’wa. Han transcurrido tan sólo 18 años desde que los U’was nos opusimos al proyecto petrolero, caso Gibraltar, y hoy nuevamente sobre nuestro territorio se ciernen amenazas y más proyectos extractivos.

Comunicamos que el proyecto ‘Magallanes’ no ha tenido en cuenta las normas de carácter internacional, como lo es el Convenio 169 de la OIT, ratificado por Colombia mediante la Ley 21 de 1991, la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de septiembre de 2007. Así mismo, derechos de los Pueblos Indígenas consagrados en la Constitución Política de Colombia de 1991. Tampoco se ha considerado el Auto 004 de 2009, expedido por la Honorable Corte Constitucional, donde se establece que los U’was nos encontramos en peligro de extinción física y cultural.

Instamos a los ambientalistas, Ongs, movimientos sociales del orden nacional e internacional considerar la presente comunicación, y solicitar al gobierno colombiano suspender el proyecto.

Asociación de Autoridades Tradicionales y Cabildos U´wa – ASOU’WA

 

Fuente: Servindi

Anuncios