Nació otro cóndor andino en el Zoo porteño

Un nuevo cóndor andino nació en cautiverio en el Zoológico de Buenos Aires. Es el primero del año y el número 51 desde que el predio inició un trabajo conjunto con el Proyecto de Conservación del Cóndor Andino que busca preservar a esta especie, el ave voladora más grande del mundo, que es venerada en Sudamérica desde tiempos ancestrales y que en la actualidad se encuentra en peligro de extinción.

Raiman noe (que significa “cóndor florido noe” en mapuche) salió de su huevo hace 15 días, ante la mirada entusiasmada de grandes y chicos con sus bocas cubiertas con barbijos. Pesó tan sólo 196 gramos y cabe en la palma de una mano.

Sus papás son Kuna y Cura, del Zoo de Olavarría, que ahora están incubando a su segundo huevo. Raiman Noe fue incubado en el predio porteño durante dos meses y actualmente se alimenta cinco veces por día en la nursery a través de títeres, réplicas de sus padres. Estiman que será liberado el año que viene.

“Gracias a estos cóndores y a los de otros Zoológicos de la Argentina y del extranjero, el Zoo de Buenos Aires incubó y crió, en aislamiento humano, a 51 pichones. De esta manera y junto a los rescates realizados, ya se han concretado 135 liberaciones a lo largo de los Andes, devolviéndolo a lugares donde ya se habían extinguido como Venezuela y la costa atlántica argentina”, informó el Zoo a través de un comunicado en el que añadió que, si bien fue una especie abundante en otros tiempos, “se ha convertido hoy, lamentablemente, en un desafío de conservación”.

Fuente: Clarín

Anuncios