“La violencia contra las mujeres es una de las más grandes calamidades de nuestro tiempo”

La violencia en contra de las mujeres es inaceptable, sin importar como estén vestidas, y es una de las más grandes calamidades de nuestro tiempo, afirmó Navi Pillay, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Pillay sostuvo que resulta escandaloso que aún hoy en día, para muchas mujeres y niñas, “la violencia se encuentre al acecho alrededor de las esquinas, en los lugares de trabajo o en sus propias casas. Y muy frecuentemente, la justicia está ausente”.

En una declaración con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer invocó hacer lo que nos toca “para eliminar los dañinos estereotipos de género que ayudan a perpetuar un clima en el que la violencia en contra de las mujeres es considerada aceptable o “merecida”.

A continuación el texto de la declaración:

Declaración de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

La violencia en contra de las mujeres continúa como una de las más grandes calamidades de nuestro tiempo. Resulta escandaloso que aún hoy en día, para muchas mujeres y niñas, la violencia se encuentre al acecho alrededor de las esquinas, en los lugares de trabajo o en sus propias casas. Y muy frecuentemente, la justicia está ausente.

En Busia, Kenia, en junio de este año, una joven de 16 años de edad fue violada tumultuariamente y arrojada en una fosa de seis metros de profundidad, lo cual le ocasionó una fractura de la espalda y una fístula obstétrica. La policía decidió no perseguir penalmente a los hombres; en su lugar, como castigo, les ordenó cortar el pasto de la estación de policía. La noticia desencadenó una excepcional manifestación de indignación pública. La campaña “Justicia para Liz”, firmada por un 1.4 millones de personas, provocó que el Presidente de la Corte de Kenia tomara acciones inmediatas en el caso. ¿Por qué fue necesaria la movilización de 1.4 millones de personas para que se iniciara el proceso de justicia el cual es un derecho humano fundamental de la víctima?

En otra parte del mundo, en Auckland, Nueva Zelanda, cuando una niña de 13 años de edad había ido a denunciar ante la policía que había sido violada por tres jóvenes, una de las primeras preguntas que ella reporta que le formularon fue: “¿Cómo estabas vestida?”. Esto ocurrió en el año 2011. Dos años más tarde, después de varias agresiones similares por la misma banda, se generó una reacción pública con el objetivo de que las autoridades tomaran acciones. Al órgano de control de la conducta de la policía de Nueva Zelanda se le ordenó revisar el manejo de estos casos y la policía está ahora, finalmente, realizando las investigaciones que debieron haber iniciado dos años antes.

Tristemente, éstos no son casos aislados. Dichos crímenes ocurren regularmente en diversos países alrededor del mundo, pero raramente aparecen en los titulares, generan una indignación pública o llevan a las altas autoridades a tomar acciones. En la mayoría de los lugares, las mujeres son avergonzadas o intimidadas por denunciar a la policía la violencia, particularmente la violencia sexual. Y cuando ellas se sobreponen a las diversas barreras sociales y tabús e interponen una denuncia se enfrentan frecuentemente con crueles e insensibles reacciones oficiales, que de manera efectiva impiden todo acceso a la justicia.

La violencia en contra de las mujeres y las niñas se ha perpetuado por siglos de dominación masculina y de discriminación basada en el género. Dicha violencia está cimentada en normas profundamente enraizadas socialmente, las cuales sólo les reconocen valor a las mujeres a partir de nociones discriminatorias de castidad y “honor” y es frecuentemente usada para controlar y humillar no solamente a las víctimas, sino también a sus familias y comunidades. Es esencial desafiar dichas nociones, las cuales comúnmente permean en el sistema de justicia, lo cual resulta en un círculo vicioso de impunidad y mayor violencia.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y la Relatora Especial sobre la Violencia contra la Mujeres han estado documentando la violencia en contra de las mujeres, sus casusas y consecuencias en todo el mundo y han recomendado medidas para eliminar dicha violencia y reparar sus consecuencias. Estas recomendaciones deben tomarse seriamente. Los Estados están obligados por el derecho internacional de los derechos humanos a asegurar que el sistema de justicia penal, en cada una de sus etapas, se encuentre libre de sesgos de género, lo cual abarca a la investigación, la persecución, los interrogatorios, la protección de las víctimas y las y los testigos, y el pronunciamiento de las sentencias.

La insinuación de que las mujeres tienen una propensión a mentir y que su testimonio debe ser corroborado o tomado con cautela debe ser eliminada en todos las etapas de los procesos judiciales, así como la idea de que las mujeres incitan a la comisión de la violencia sexual por estar fuera en la noche o por vestir de una manera en particular.

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer hagamos lo que nos toca para eliminar los dañinos estereotipos de género que ayudan a perpetuar un clima en el que la violencia en contra de las mujeres es considerada aceptable o “merecida”. La violencia contra las mujeres es simple y absolutamente inaceptable – sin importar como estén vestidas.
—-
Fuente: http://acnudh.org/2013/11/dia-internacional-de-la-eliminacion-de-la-violencia-contra-la-mujer-mensaje-de-la-alta-comisionada/

Fuente: http://servindi.org/

Anuncios